domingo, 8 de agosto de 2010

Te quiero igual.

Y en sus manos el poder de volver a verlo otra vez.

Once horas que le dieron fin a este año y cuatro meses desde la última vez que lo vi. Tan serio y sereno como siempre. Con esa madurez que combina tan bien con mis ganas de reír hasta morir. Él con el poder de las palabras y yo con la debilidad de caer ante ellas. Él con la habilidad de sorprenderme y yo con motivos para dejarme sorprender.

No importa el lugar, el tiempo por ahora te pienso.

Aunque no me guste esperar TEQUIERO.


1 comentario:

t2o dijo...

muy breve pero nice ... =)