lunes, 25 de enero de 2010

Decisiones II.


Así como un baldazo de agua fría me dejan tus palabras…


Tal vez tengas razón

Y eso es lo que más detesto.

Mi corazón, mi mente

No comprenden

Que debo aceptar la realidad que tú me haces ver.


La que me advertiste desde

Un principio

Y segada por

A lo que podía llamar felicidad

Seguí bailando al ritmo que yo quería

Y no al de la vida.


Diría que me di cuenta tarde

Cuando consideraba parte de mi familia

A esa persona

Pero debo confesar que aun cuando

Intentas despertarme

Prefiero ignorarte.


Creo que estoy dispuesta

A salir de mi barrera de cristal

Y enfrentarme cara a cara con la verdad

La que debí haber visto hace 3 años o 4 años

O con la que recién me encontré los 365 días pasados.


Esto no es el resultado

De una tarde de nostalgia.

Ni de pensamientos revoloteando.

Ni de sus acciones.



Si no de mis conclusiones y decisiones.


5 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Lo bueno de todo esto es saber que aprendemos a madurar en la medida en que nos hacemos responsables de cada una de nuestras decisiones.

Saluditos...

Javier dijo...

decisiones.... son las que realmente importan y nos ayuda a llevar nuestra vida adelante!

María Claudia dijo...

Y buenas decisiones y conclusiones llevan muchísimo tiempo, a mi me tomó cuatro largos años ver qué era lo mejor para mi y mi mamá.

Claro que son casos diferentes, sólo que igual, las buenas decisiones siempre toman tiempo, horas de pensamientos y un buen par de noches sin dormir.

Sofii dijo...

Todo es cuestion de decidir.

Anónimo dijo...

me encanta como escribees :)