jueves, 8 de julio de 2010

Algo Contigo.


04/07/10

“¿Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo?”

Es así cuando el pensamiento te traiciona. Y aunque tiene bien claro lo que el corazón aclama, decide desviarse por lo que tiene más cerca. Dicen que el amor vence fronteras, en este caso kilómetros. Pero es difícil. Es difícil esperar a ciertas horas del día para intercambiar palabras, que mientras duran son perfectas. Sin embargo cuando acaban solo se debe vivir de un recuerdo que cada vez se hace menos continuo.

No tientes a la razón.

Como detener los latidos del corazón, si junto con la razón y el alcohol, reflejan lo que vendría a ser la verdad. Y es que parece que este corazón que nunca nunca se cansa. Se cansó. De esperar, de recordar. Y solo por el día de ayer decidió pasarla bien y reflejar cosas que simplemente no tenia porque.

Es que todas las mujeres en algún momento de su vida soñaron, con el príncipe azul o de cualquier color, el perfecto. Y se toparon con los que son todo lo contrario. O que por ultimo aparentaron serlo y en realidad jamás fueron uno de esos.


1 comentario:

De poesia y otras cosas más dijo...

dura es la espera de aquel amor que ha sido idealizado en nuestras mentes y que auizás esta sea su única morada, porque seguro no es real.