miércoles, 17 de febrero de 2010

Sin arrepentimientos.


Cuando las cuerdas vocales

no funcionan para decir lo que tanto deseas...

Esta de vuelta. O así parece. Mi compañera de risas regreso, después de mucho logramos extinguir el silencio, reaparecer los buenos momentos y dejar a un lado las lagrimas y los problemas.

Después de la tormenta llega la calma. Y es ahora que después de tanto me doy cuenta que cualquier obstáculo es inmune a nosotras si estamos juntas. Que cuando ambas ponemos de nuestra parte no hay un imposible.

No sé cómo llegamos a despertar de esta pequeña pesadilla, en la cual yo debo confesar ya me había cansado de ser una de las protagonistas. No sabes cuento te extrañe, cuantas veces necesite de ti y tus ganas imparables por reír. La hora de despertar llego y no sabes el alivio que me da.

Sin embargo tengo miedo. Y no te lo puedo ocultar.

El pasado ha atrapado mis sueños y no te imaginas cuanto me hacen temer que se repitan los malos momentos. El temor que me producen los cambios.

Gracias por las risas, las lágrimas, los consejos, las peleas y las reconciliaciones.

Tengo fe en que ellos han hecho nuestro lazo de amistad más fuerte.

Uno quiere a una persona por sus virtudes y también por sus defectos.

Y sé que esa es la clave para que nuestra amistad sea eterna.


DD4e

2 comentarios:

Brian Tejeda dijo...

Mostro... que chévere que estés feliz.. xD bye byee..

Javier dijo...

genial que la estés pasando de lo mejor con tu compañera... me alegro muchísimo!