viernes, 8 de enero de 2010

Un Viernes Nublado.


Tal vez hoy no vi la veleta que tanto giro aquel día…


Pero en mi corazón los latidos se exaltaban

Con cada nota musical que escuchaba.


Mi respiración aceleraba

Cuando pensaba lo difícil que seria

Volverlo a intentar.


Las ansias se apoderan

De este ser

Que con emoción espera demasiado

Y recibe a veces poco.


El viento empezaba a correr

Al igual que los pensamientos

Divagaban en mi cabeza.


Recordé mucho en silencio.


Pero después de todo

Apareció una sonrisa.


Que me dio más fuerzas

De las que poseía.


5 comentarios:

Aarongc2 dijo...

Cuantas veces llevamos a cabo algo con mucha emoción, y recibimos poco, menos de lo que pretendíamos, y justo ahi cayó algo que nos alegro un poco y nos dió esperanzas otra vez... ?
Muchas.
Me gustó tu escrito. Te espero en mi blog, hasta luego.

Favio dijo...

peculiar señorita, el viento corre y los pensamientos divagan como dice García Márquez, son como nubecitas, van por allí y las captura cualquiera..
me gustó
:)


PD: por cierto, no sé porqué no me permitía comentar en tu última entrada.. q canción te hizo sentir así?

LIS dijo...

Recordar es volver a vivir recreando sentimientos...

Lindo y tierno.

Saludos.

Javier dijo...

bonito, sumamente tierno!

Adrián Versátil dijo...

Es bueno saber que no soy el único "ser" que con emoción espera demasiado y recibe a veces poco.


Saludos... me gusto.